Inicio Jurisprudencia Abogado: Conducta reprochable. Negligencia. Falta de ética. Incompetencia del Tribunal para juzgarlo. Estafa. No se configura.
Banner
 

ABOGADO: CONDUCTA REPROCHABLE. NEGLIGENCIA. FALTA DE ETICA. INCOMPETENCIA DEL TRIBUNAL PARA JUZGARLO. ESTAFA. NO SE CONFIGURA.


Texto:

Si bien en el caso la conducta del abogado no constituye delito, no debe desconocerse que su conducta es reprochable desde el campo de la ética profesional, y mucho más reprochable atento que se trata de una persona cuyos estudios universitarios le exige mayor responsabilidad como contrapartida de sus más amplios y mayores conocimientos. La gravedad de la conducta del abogado -acusado- afecta el decoro y la ética profesional del ejercicio de la abogacía, máxime cuando esta profesión se encuentra íntimamente relacionada al valor justicia, dado el carácter de auxiliar de aquella y la asimilación del letrado al magistrado en cuanto al respeto y consideración que debe guardársele, lo que impone sin duda alguna el deber de actuar con el mismo decoro y respeto, encuadrando aquella conducta en la concepción amplia del decoro. Debe girarse al Colegio de Abogados (las actuaciones) a fin que considere la conducta del letrado, conforme la ley que estatuye el ejercicio de la profesión, atento que más allá de lo reprochable que resulta la conducta y el sufrimiento o decepción de la víctima que se comparte, este Tribunal no es competente para juzgar la negligencia del profesional en el ejercicio de su labor, aún cuando hubiere producido y resultado dañoso a su cliente. Por otra parte, el letrado se encontraba suspendido en su matrícula, y si ésta circunstancia no constituye estafa, bien puede ser falta en el ejercicio de su profesión lo que no es competencia de esta Sala. Dice la jurisprudencia "... no constituye estafa la conducta del abogado que, encontrándose suspendido en la matrícula, mediante la presentación de escritos ante los tribunales patrocinó a una de las partes" (Cám. Nac. De Ap. Crim. y Correc. -Sala VI - 914/97 - Banci Gallino Julio A.). "La negligencia configura falta de ética cuando el abogado no posee los conocimientos técnicos-jurídicos indispensables que el título que esgrime hace presumir, y no obstante contrata sus servicios profesionales, porque engaña objetivamente al menos al cliente, al Magistrado y al funcionario y a todo aquel que considera ilegítimamente que tras dicho título se halla el conjunto de conocimientos indispensable para la correcta defensa de los intereses que se le encargan" (Tribunal de ética Forense -3/3/83 - G. U. A. - La Ley 1984-A-314).

DRES.: CASTILLO DE AYUSA - IACONO - DUHART.
VS. G.A.D. S/ESTAFA
Fecha:03/04/2001
Cámara Penal No. 3