Inicio El Fallo de Hoy Aplicación de la teoría del esfuerzo compartido, elaborada por la CSJN en la causa "Longobardi", al rescate del seguro de vida pactado en moneda extranjera y alcanzado por la pesificación.
Banner
 

Bulaievsky Alicia Noemí c/ Metlife Seguros de Vida S.A. s/ proceso de conocimiento


Aplicación de la teoría del esfuerzo compartido, elaborada por la CSJN en la causa "Longobardi", al rescate del seguro de vida pactado en moneda extranjera y alcanzado por la pesificación.

Sumario:



1.-Corresponde modificar parcialmente el fallo de primera instancia que hizo lugar a la demanda impetrada contra la compañía de seguros por cobro del rescate del seguro de vida en moneda extranjera, tal como había sido pactado, y en consecuencia, y en virtud de la doctrina de la CSJN emanada de la causa Longobardi , condenar a la demandada, por aplicación del esfuerzo compartido, a pagar a la actora la diferencia entre lo ya percibido y la suma que resulte de aplicar al importe asegurado la conversión a pesos, a razón de un peso por dólar estadounidense, más el 50% de la brecha existente entre un peso y la cotización de la mencionada divisa extranjera en el mercado libre de cambio -tipo vendedor- del día en que corresponda efectuar el pago, salvo que la utilización del coeficiente de actualización, previsto en las normas de emergencia económica arroje un resultado superior, debiendo aplicarse una tasa de interés del 4% anual desde la fecha en que se produjo la mora y hasta su efectivo pago.


Fallo:

En Buenos Aires, a los 17 días del mes de agosto del año dos mil diez, hallándose reunidos en acuerdo los Señores Vocales de la Sala III de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal a fin de pronunciarse en los autos "BULAIEVSKY ALICIA NOEMI c/ METLIFE SEGUROS DE VIDA SA s/ proceso de conocimiento", y de acuerdo al orden de sorteo la Dra. Medina dijo:

I.La parte demandada en estas actuaciones dedujo recurso de hecho contra la sentencia dictada por la Sala I del Tribunal a fs. 336/337, mediante la cual se confirmó la resolución del juez a quo en cuanto hizo lugar a la demanda impetrada contra Metropolitan Life Seguros de Vida S. A. (hoy Metlife Seguros de Vida S.A.), por cobro del rescate correspondiente al contrato de seguro de vida pactado en moneda extranjera que la actora había celebrado en septiembre de 1997, conforme con los términos de la póliza Nº 0000155146. En dicho pronunciamiento, se dispuso que la demandada debía pagarle la suma de u$s 5.906,88 -de la que se deducirá el importe de $5.906,88 percibidos por la demandante como pago a cuenta-, con los intereses y costas del juicio (ver también recurso extraordinario de fs. 341/358, resolución de fs. 364 y queja por denegación de recurso extraordinario de fs. 410/414).

La Corte Suprema de Justicia de la Nación hizo lugar a la queja interpuesta, declaró admisible el recurso extraordinario y en consecuencia, revocó la sentencia apelada, y devolvió la causa para que, por quien corresponda, se dicte un nuevo pronunciamiento con arreglo a la doctrina que surge del precedente "Longobardi" del 18/12/2007 (ver fs.421).

II.Delimitada de tal manera la jurisdicción revisora de la Cámara, cabe precisar que se encuentra fuera de discusión que la actora celebró con la demandada un contrato de seguro de vida, pactado en moneda extranjera, que se instrumentó mediante la póliza Nº 0000155146, del cual en su momento solicitó el cobro del rescate que ascendía a u$s 5.906,88, de los cuales sólo pudo retirar la cantidad de $5.906,88, iniciando las presentes acciones con el objeto de obtener la diferencia.

Sin perjuicio de dictar este pronunciamiento de conformidad con las pautas establecidas en la referida causa "Longobardi", debo señalar que la postura del tribunal - diferente a la que se plantea en el fallo- ya ha quedado reflejada en numerosas oportunidades (ver causas números 6552/03 del 11-08-05, 11.752/03 del 22-9-05, 2.193 del 23-02-06 y 8.345/04 del 20-03-07, entre muchas otras) Aclarado lo anterior, corresponde decir que en la causa "Longobardi", la Corte efectuó un pormenorizado análisis de la normativa de emergencia y señaló que desde la primera ley se tuvo como propósito perfeccionar el conjunto de normas con espíritu conciliatorio. Así, los dispositivos legales y reglamentarios se ocuparon de proporcionar herramientas y parámetros técnicos precisos -paridades, coeficientes, tasas de interés- a fin de que, mediante su implementación, pudiera lograrse una equitativa recomposición de las prestaciones obligacionales afectadas por las medidas de excepción en orden a una efectiva tutela de los derechos constitucionales de los involucrados.

Indicó también el Tribunal que, en suma, el sistema legal admite senderos alternativos para alcanzar un único fin, es decir, una solución equitativa. Y es precisamente dentro del marco de esas posibilidades que la jurisprudencia de los tribunales inferiores ha elaborado y empleado en forma generalizada la denominada doctrina del esfuerzo compartido - que más recientemente ha sido receptada en las previsiones del art.6 de la ley 26.167-, que postula la distribución proporcional entre las partes de la carga patrimonial originada en la variación cambiaria.

Finalmente, la Corte dispuso que para determinar el monto de la obligación, correspondía convertir a pesos el capital reclamado en moneda extranjera a razón de un peso por dólar estadounidense, más el 50% de la brecha existente entre un peso y la cotización de la mencionada divisa extranjera en el mercado libre de cambio -tipo vendedor- del día en que corresponda efectuar el pago, salvo que la utilización del coeficiente de actualización, previsto en las normas de emergencia económica arroje un resultado superior.

En cuanto a la tasa de interés, indicó que debía tomarse en consideración lo previsto en el art. 4 del decreto 214/2002 norma que dispuso que debía ser mínima para los depósitos y máxima para los préstamos.En tal sentido, expuso que en la causa "Massa" (considerando 16) el Tribunal consideró adecuado fijar una tasa mínima del 4% para los depósitos, mientras que en el caso en estudio, por tratarse de una hipótesis de préstamo, los intereses -comprensivos de moratorios y punitorios-, debían ser del orden del 7,5% anual no capitalizable.

En el caso de autos, y más allá también de la posición que este tribunal ha venido sosteniendo respecto del otorgamiento de intereses, la aplicación de las pautas contenidas en el fallo conduce a aplicar la tasa del 4% anual, desde la fecha en que se produjo la mora y hasta su efectivo pago.

En consecuencia, corresponde modificar parcialmente el fallo de primera instancia y disponer que se condene a la compañía de seguros demandada -por aplicación del esfuerzo compartido- a pagar a la actora la diferencia entre lo ya percibido y la suma que resulte de aplicar al importe asegurado las pautas de conversión a pesos establecidas en el precedente "Longobardi", a las que hice referencia en los párrafos anteriores.

Las costas de ambas instancias se imponen por su orden, en atención a la novedad y complejidad de las cuestiones debatidas y al criterio seguido en casos análogos (arts. 68 , segundo párrafo, del Código Procesal).

Así voto.

Los Dres. Antelo y Recondo, por análogos fundamentos adhieren al voto precedente. Con lo que terminó el acto firmando los Señores Vocales por ante mí que doy fe. Fdo.:

Graciela Medina

Guillermo Alberto Antelo

Ricardo Gustavo Recondo

Es copia fiel del original que obra en el T 4, Registro Nº 289, del Libro de Acuerdos de la Sala III de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal.

Buenos Aires, 17 de agosto de 2010.

Y VISTO: lo deliberado y las conclusiones a las que se arriba en el Acuerdo precedente, el Tribunal RESUELVE: modificar parcialmente el fallo de primera instancia y disponer que se condene a la compañía de seguros demandada -por aplicación del esfuerzo compartido- a pagar a la actora la diferencia entre lo ya percibido y la suma que resulte de aplicar al importe asegurado las pautas de conversión a pesos establecidas en el precedente "Longobardi", a las que se hace referencia en el voto.

Las costas de ambas instancias se imponen por su orden, en atención a la novedad y complejidad de las cuestiones debatidas y al criterio seguido en casos análogos (arts. 68, segundo párrafo, del Código Procesal).

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Graciela Medina

Guillermo Alberto Antelo

Ricardo Gustavo Recondo.