Inicio El Fallo de Hoy Es legítima la decisión de la trabajadora de considerarse injuriada y despedida ante la imposición de una transferencia que le era inoponible debido a la falta de su conformidad
Banner
 

Microjuris

Genito Hebe Muriel c/ Obra Social de patrones de cabotaje de ríos y puertos

Es legítima la decisión de la trabajadora de considerarse injuriada y despedida ante la imposición de una transferencia que le era inoponible debido a la falta de su conformidad


Sumario:



1.-Deviene plenamente justificada la decisión de la trabajadora de considerarse injuriada y despedida ante la imposición de una transferencia que le era inoponible debido a la falta de su conformidad. (Del voto de la Dra. Fontana, al que adhiere el Dr. Rodríguez Brunengo - mayoría)

2.-La decisión de la obra social empleadora de trasladar a la trabajadora a la órbita del sindicato debió sujetarse a lo dispuesto por los arts. 225 y sgts. LCT, en especial el citado art. 229 ; sin embargo, no solamente no surge de autos que la accionada haya solicitado la aceptación expresa y por escrito de la entonces dependiente, sino que por el contrario, toda la prueba producida lleva a concluir que se le impuso a la accionante la cesión de su contrato incluso contra su voluntad manifestada explícitamente a través del intercambio epistolar. (Del voto de la Dra. Fontana, al que adhiere el Dr. Rodríguez Brunengo - mayoría)

3.-El traslado de la trabajadora implicó no solamente un desplazamiento de su actividad concreta, sino también llevarla a un nuevo medio de trabajo con diferentes jefaturas y en funciones, que no podían ser asimilables a las que cumplía para la demandada, no interesando que el Sindicato y la Obra Social se encuentren estrechamente relacionados, porque son entes jurídicos diferentes. (Del voto del Dr. Fernández Madrid - mayoría)


Fallo:

Buenos Aires, 30 de Marzo de 2010

EL DOCTOR JUAN CARLOS FERNANDEZ MADRID DIJO:

Ambas partes apelan la sentencia de primera instancia y, en primer lugar, trataré la queja de la actora (fs. 227/234).

El recurso se refiere a los siguientes puntos:

a) Ilegitimidad del cambio de lugar de trabajo dispuesto por el empleador

A este respecto, el Juez "a quo" consideró que el cambio de lugar de trabajo dispuesto por la demandada y el hecho de que lo hubiera destinado a Hebe Muriel Genito a desempeñarse en las oficinas del Sindicato Patronos de Cabotaje de Ríos y Puertos no justificaba ningún agravio ya que se le aseguraba que no se alteraba el sueldo básico, la categoría laboral ni la convención colectiva aplicable, y además opina que el lugar de trabajo no es un elemento esencial del contrato de trabajo.

Considero equivocado el razonamiento explicitado, porque la demandada no puede articular que son idénticas en sus funciones, actuación y gestión la Obra Social y el Sindicato mencionado. De ahí que el traslado mencionado implicó no solamente un desplazamiento de la actividad concreta de la trabajadora sino también llevarla a un nuevo medio de trabajo con diferentes jefaturas y en funciones, que lo adelanto, no podía ser asimilables a las que cumplía para la demandada. No interesa en este orden de cosas que, el Sindicato y la Obra Social se encuentren estrechamente relacionadas porque son entes jurídicos diferentes. Y uno de los testigos de la propia demandada Natalia Debora Dauni Nuñez que trabajaba en tesorería dice como verdad de perogrullo que "la Obra Social, es la Obra Social y el gremio es el gremio" (fs. 137). Esta circunstancia, a mi modo de ver, priva de legitimidad el cambio ya que considero inadmisible el traslado a la Sede de otra entidad sin violar los principios rectores del ius variandi.

Además los testigos de la actora, en términos que considero convincentes, señalaron uniformemente que la Sra.Genito estaba en la Obra Social en afiliaciones, función específica y propia de la Obra Social que se distingue de cualquier tarea que le pueda ser asignada en el Sindicato. No dejo de observar que todos los testigos de la demandada le adjudican, en cambio, la tarea de recepcionista, que es explicada por Bianchi (v. fs. 134) como que "la tarea específica del cargo era nada mas que recibir y abrir la puerta a los afiliados anunciarlos, recibir las llamadas (entiendo telefónicas), la correspondencia, encarpetar algún documento y nada más".

Ramos, testigo de la actora, a fs. 139, demostrando un conocimiento cabal de los hechos dice que la demandante se negó a realizar tareas en el Sindicato porque no eran labores administrativas y sabe que el trabajo que se desarrollaba en el otro lugar era, entre otros, el de servir café.

Malugano, también testigo de la demandada, a fs. 141, refiriéndose al traslado de Genito manifiesta que la demandada "que había una vacante en el centro de padrones en la recepción, y por eso se vio la necesidad de enviar a Genito..." al Sindicato.

Anoto que, los testigos de la actora tienen juicio contra la demandada pero cotejadas sus declaraciones con los declarantes ofrecidos por la Obra Social Patrones de Cabotajes de Ríos y Puertos, como ya lo he adelantado, los considero veraces.

Por lo demás, reitero que el cambio que motivó la ruptura del contrato de trabajo, de por sí, contrariaba la facultades limitadas que le concede al empleador el art. 66 LCT, y que no está sujeto a la discrecionalidad del empleador la posibilidad de disponer el lugar y la estructura empresaria en la que ha de desempeñarse uno de sus empleados, en flagrante violación a los términos en que se trabó la relación jurídica.

b)Lo expuesto me exime de analizar la posible discriminación salarial que se invoca a fs.231.

c)Con relación al rubro "descuento del presentismo" no me parece que esté suficientemente aclarado en el escrito de queja, por lo que corresponde declararlo desierto conforme lo previsto en el art. 116 LO.

Considero, entonces, que del análisis de las constancias del expediente surge acreditadas las injurias invocadas como causal de despido.

Y en virtud de lo resuelto precedentemente propongo hacer lugar al reclamo de los siguientes rubros:

1) Indemnización por antigüedad: $3.935,88 ($983,97 x 4 años)

2) Integración de mes de despido:$524,73

3) Preaviso más SAC: $1.065,96

4) Vacaciones no gozadas más SAC:$255,84 (rubro que llega firme a esta Alzada)

5) SAC proporcional, primer semestre: $442,80

6) Art. 16 de la ley 25.561: $1.967,94 (50% del art. 245 LCT)

Las diferencias salariales fundadas en la falta de pago en el adicional por uso de computadora deben ser confirmadas, ya que considero probado en autos que la actora desempeñaba tareas como administrativa, de lo cual se deduce que usaba computadora correspondiéndole el pago de tal adicional. Por otra parte, destaco que el rubro está comprendido en los reclamos que llevaron al distracto, conforme se desprende de los telegramas, TCL 66058229 y en el TCL 66499404, donde concretamente se hace referencia a las diferencias salariales impagas como causa de la extinción del contrato. Por lo expuesto corresponde, desestimar la queja de la demandada en este aspecto, confirmando lo decidido en origen.

Respecto de la indemnización prevista en el art. 80 de la LCT, cabe señalar que pese a que la accionada sostiene haber puesto a disposición oportunamente el certificado correspondiente, de las constancias de autos surge que la firma certificada del instrumento acompañado al momento de interponer el recurso de apelación fue extendido recién el 31/8/06 (ver fs.218), es decir con posterioridad al vencimiento del plazo establecido por el decreto 146/01 ; por lo que corresponde confirmar lo decidido en origen ya que, en el caso, se encuentran reunidos los presupuestos fácticos de aplicación del art. tercer párrafo del art. 80 LCT.

El resultado que propongo implica dejar sin efecto lo dispuesto en la instancia previa en torno a las costas y regulaciones de honorarios, y proceder a su determinación en forma originaria (art. 279 CPCCN).

En lo que respecta a las costas del proceso, propicio sean impuestas en ambas instancias a cargo de la demandada vencida (art. 68 del CPCCN).

En atención a la extensión y calidad de las tareas profesionales realizadas sugiero regular los honorarios de la representación letrada de las partes actora y demandada, por sus actuaciones en primera instancia, en el .% y .%, respectivamente, del monto total de condena con intereses; y los del perito contador en el .% sobre igual base. (cfr. arts. 38 LO, 6, 7 , 9 , 19 , 37 y 39 de la ley 21.839 y 3 y concs. decreto ley 16.638/57).

Cabe, asimismo, regular los honorarios de la representación letrada de las partes, actora y demandada, por las labores cumplidas ante esta instancia en el 25% y 25%, respectivamente, de lo que a cada uno le corresponda percibir por su desempeño en origen (art. 14 ley 21.839 y 38 LO).

De prosperar mi voto, correspondería:1) modificar lo resuelto en primera instancia estableciendo como nuevo monto de condena la suma de $13.305,06 más los accesorios dispuestos en la instancia de grado; 2) Imponer las costas de ambas instancias a cargo de la demandada vencida; 3) Regular los honorarios de primera instancia la representación letrada de las partes actora y demandada, por sus actuaciones en primera instancia, en el .% y .%, respectivamente, del monto total de condena con intereses; y los del perito contador en el 6% sobre igual base; 4) Fijar los emolumentos de segunda instancia de la representación letrada de las partes, actora y demandada, por las labores cumplidas ante esta instancia en el .% y .%, respectivamente, de lo que a cada uno le corresponda percibir por su desempeño en origen.

LA DOCTORA BEATRIZ I. FONTANA DIJO:

La sentencia de primera instancia rechazó en lo principal la demanda, concluyendo que la decisión de la demandada de trasladar a la actora a prestar tareas para el Sindicato Patrones de Cabotaje de Rios y Puertos no constituyó injuria grave que justificara la rescisión del contrato que dispuso la accionante.

Contra esa decisión de la sentencia recurre la parte actora a mi juicio con razón.

Analizadas las constancias de autos, advierto que de acuerdo con el relato de los hechos en los que ambas partes están de acuerdo, el encuadramiento jurídico del conflicto suscitado debe remitirse en este caso a lo dispuesto por el art. 229 LCT.

En efecto, no cabe duda alguna que la demandada Obra Social de Patrones de Cabotaje de Rios y Puertos, es una persona jurídica autónoma, regida por normas propias de las obras sociales; mientras que el Sindicato Patrones de Cabotaje de Rios y Puertos constituye otra persona jurídica, regida por la Ley 23.551 .

De acuerdo con las normas mencionadas, cada una de ellas debe contar con un patrimonio propio y con autoridades elegidas según pautas diferenciadas.Siendo ello así, la decisión de la empleadora Obra Social de Patrones de Cabotaje de Rios y Puertos de trasladar a la actora a la órbita del Sindicato mencionado debió sujetarse a lo dispuesto por los arts. 225 y sgts. LCT, en especial el citado art. 229 .

in embargo, no solamente no surge de autos que la accionada haya solicitado la aceptación expresa y por escrito de la entonces dependiente, sino que por el contrario, toda la prueba producida lleva a concluir que se le impuso a la accionante la cesión de su contrato incluso contra su voluntad manifestada explícitamente a través del intercambio epistolar.

Teniendo en cuenta lo expuesto, y atento lo establecido por el art. 229 LCT que aplico en este caso en virtud del principio "jura novit curia", conside ro justificada la decisión rupturista de la accionante, y por ello adhiero al voto que antecede en tanto propone hacer lugar a las indemnizaciones reclamadas en su consecuencia.

En todo lo demás que ha sido materia de recursos y agravios, y en lo que respecta a la imposición de costas y regulaciones de honorarios, adhiero por sus fundamentos al voto del Dr. Fernández Madrid.

EL DOCTOR NÉSTOR MIGUEL RODRIGUEZ BRUNENGO DIJO:

Por compartir sus fundamentos, adhiero al voto de la Dra. Fontana y agrego:

Que se trata de dos entidades distintas, con contabilidades, registros laborales y funciones independientes que aunque se encuentren estrechamente relacionadas no constituyen una unidad, por ello, si alguno de los trabajadores pasa a desempeñarse de uno a otro estableciendo se produce -si concurren las circunstancias previstas en el art. 229 LCT- la cesión del trabajador sin el traspaso del establecimiento, sección o actividad.

La misma requiere la expresa conformidad del dependiente conllevando a que el anterior empleador responda "solidariamente por todas las obligaciones resultantes de la relación de trabajo cedida" (cfrme. El art.citado en el párrafo precedente).

Así, una vez cumplida la condición esencial de contar con la conformidad expresa y escrita del dependiente, se produce una novación subjetiva del contrato de trabajo continuando el anterior con cambio de la persona del empleador.

Pero en el supuesto de autos, dicha condición no ha sido cumplida e incluso se pretendió imponer la cesión a pesar de que la dependiente manifestara -mediante sus comunicaciones- su inconformidad.

De modo tal que deviene plenamente justificada la decisión de la Sra. Genito de considerarse injuriada y despedida ante la imposición de una transferencia que le era inoponible debido a la falta de su conformidad.

Por último debo señalar que no soslayo que el presente no ha sido reclamado en la demanda porque la función del juez que se enuncia con el adagio latino "iura novit curia", es suplir el derecho que las partes no le invocan o que le invocan mal. En consecuencia, en lo atinente al derecho aplicable el juez debe fallar, conforme a lo que él considera y razona como conducente a la decisión del proceso.

Lo dicho ha llevado a Bidart Campos a sostener que "el juez depende de las partes en lo que tiene que fallar, pero no en cómo debe fallar".

En atención al resultado del presente acuerdo, EL TRIBUNAL RESUELVE: I) Modificar la sentencia apelada estableciendo como nuevo monto de condena la suma de $13.305,06 más los accesorios dispuestos en la instancia de grado. II) Imponer las costas de ambas a cargo de la demandada vencida. III) Regular los honorarios de primera instancia la representación letrada de las partes actora y demandada, por sus actuaciones en primera instancia, en el .% y .%, respectivamente, del monto total de condena con intereses; y los del perito contador en el .% sobre igual base. IV) Fijar los emolumentos de segunda instancia de la representación letrada de las partes, actora y demandada, por las labores cumplidas ante esta instancia en el .% y .%, respectivamente, de lo que a cada uno le corresponda percibir por su desempeño en origen.

Regístrese, notifíquese y vuelvan