Inicio Colaboraciones Trabajos sobre informática jurídica Nueva regulación de Dominios. Experiencia en España.
Banner
 

Nueva regulación de Dominios. Experiencia en España.


Análisis y comentario a la orden que regula el sufijo .es

Por el Dr. Juan Ignacio Alcaraz Carsi.
Miembro de la Sección de Derecho Informático y Telecomunicaciones del Colegio de Abogados de Valencia, España


1) Sujetos intervinientes en la asignación de un dominio ".es"

La Autoridad de asignación

Establece la Orden por la que se regula el sistema de asignación de nombres de dominio de Internet bajo el código de país correspondiente a España (.es) -en adelante, la OM-, que la labor de asignación la llevará a cabo, en virtud de la designación efectuada mediante resolución de la Secretaría General de Comunicaciones -en concreto, la de 10 de febrero del año 2.000-, el Ente Público de la Red Técnica Española de Televisión. Ello no obstante, a día de hoy -mayo del 2.000-, podemos ver en la remozada web www.nic.es que el ES-NIC sigue gestionándose por el Centro de Comunicaciones Red Iris integrado en el CSIC.

Es curioso observar que así como en la exposición de motivos de la OM se dice que: "(...). La asignación, por su propia naturaleza, deberá ser gestionada por una única entidad que prestará un servicio centralizado al resto de los agentes, sin entrar en competencia con ellos", en el texto articulado se señala que: "La función de asignación se prestará en competencia por los agentes (...)" -cfr. art. 5-. En cualquier caso, la asignación consiste en la implantación, mantenimiento y operación de la base de datos necesaria para el funcionamiento del sistema de nombres de dominio de "Internet", bajo el código de país correspondiente a España (".es"). Esta función conlleva la realización de las tareas y toma de decisiones, que sean precisas para asegurar el buen funcionamiento del sistema, incluyendo la aceptación y denegación motivada de peticiones de asignación (vid. art. 4. apdo 1).

La Autoridad de asignación ejercerá tambien la función de agente (asesoramiento a los usuarios, tramitación de solicitudes...) en paralelo con su función propia, hasta el momento en que se establezca el régimen jurídico de los recién creados "agentes".

Los agentes

Se configuran en la OM como una especie de puente entre los usuarios y la Autoridad de asignación. Su labor consiste en asesorar a los usuarios, tramitar sus solicitudes (registro de un nombre de dominio, cambio en los datos de registro de un dominio ya existente...) y actuar ante la Autoridad de asignación para la consecución de las inscripciones solicitadas. Si bien la regulación de los requisitos y título habilitante de los mismos se demora a una ulterior Orden del Ministerio de Fomento - en la actualidad habrá que entender referida dicha Orden al nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología- no es aventurado pensar que dicha condición de "agente" recaiga (entre otros) sobre los nuevos registradores independientes y sobre las más veteranas organizaciones que han venido tramitando las peticiones de dominio de sus clientes como un servicio añadido a sus negocios de alojamiento web y/o conectividad.

Los usuarios

En el último inciso del artículo 5, apartado 1 de la OM se establece que "Las solicitudes de asignación de nombres de dominio, no obstante, podrán dirigirse por los interesados a la autoridad de asignación". Más particularidades acerca de los mismos las veremos al hablar de las normas de registro.

Otros

Hemos de mencionar fundamentalmente al futuro Comité Consultivo sobre Nombres de Dominio (en el que necesariamente estarán representados los usuarios y los agentes involucrados en el desarrollo y funcionamiento de Internet en España) regulado en el artículo 3 de la OM, el cual estudiará, deliberará y elaborará propuestas normativas en relación con los dominios bajo .es; a los Registros Públicos -Registro Mercantil, Oficina Española de Patentes y Marcas...- que actuarán coordinadamente con la Autoridad de asignación; o al nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología (aunque en la OM se habla de Fomento) que desempeñará la función normativa en esta materia.

2) Normas y procedimientos para el registro de un nombre de dominio de DNS bajo "es"

Respecto a las normas de registro hemos de advertir, antes que nada, que éstas ya han adquirido carta de naturaleza jurídica, poniéndose fin, pues, a un largo debate doctrinal sobre el asunto. Y es que como decía el Consejo de Estado -en el dictamen 4862/98- no era técnicamente correcto ni jurídicamente aceptable calificar como normas jurídicas a las denominadas "Normas y Procedimientos para el Registro de un Nombre de Dominio de DNS bajo ".es".

Lo primero que nos llama la atención en esta sede es la un tanto chocante traslación efectuada del primer párrafo del Capítulo 1- INTRODUCCIÓN de las Normas del ES-NIC. En efecto, leyendo el primer párrafo del preámbulo de la OM uno tiene la sensación que con el DNS lo único que se persigue es que en las direcciones de correo de los usuarios aparezcan nombres (los nombres de dominio) en vez de números; nada se dice acerca de la posibilidad de que con el DNS se asignen nombres a los equipos conectados a la Red (¡!).

En realidad, las normas de registro que se recogen en el Anexo de la OM siguen siendo básicamente las mismas que existían con anterioridad. Así pues, se mantienen todas las prescripciones relativas a la legitimación, requisitos, sintaxis, prohibiciones, derivación... Como novedades más destacadas tendríamos que señalar:

1ª) La posibilidad de que las personas físicas puedan recibir la asignación de nombres de dominio. Ahora bien, sólo podrán registrarse como dominios las denominaciones comerciales o marcas registradas de las que sean titulares. Esta nueva prescripción sólo será de aplicación una vez transcurridos diez meses desde que entró en vigor la OM (31 marzo del 2.000).

2ª) La posibilidad de que una misma persona jurídica pueda recibir la asignación de más de un nombre de dominio regular. Al igual que en el caso anterior será necesario que transcurra un plazo (cuatro meses desde la entrada en vigor de la OM) para que pueda ser aplicable.

3ª) La "inquietante eventualidad" de que a un interesado se le pueda asignar un nombre de dominio especial (incluido un topónimo o un genérico) sin tener que atenerse a las normas de registro. Este dominio especial (por contraposición al dominio normal que es llamado en la OM dominio regular) se concedería por la Secretaría General de Comunicaciones en caso de un notable interés social, comercial o de índole nacional o con el propósito de agilizar la presencia en Internet de determinados interesados.

En cuanto a los procedimientos de registro - Alta o registro de un nuevo nombre de dominio, cambio en los datos de registro de un dominio ya existente, baja de un nombre de dominio, cambio del nombre de dominio registrado por una organización a uno nuevo-, la OM guarda silencio. Por consiguiente, y con independencia de que no se hayan "juridificado", hemos de considerarlos vigentes de acuerdo con la disposición derogatoria única de la OM ("Queda derogada la normativa precedente relativa a la gestión de los nombres de dominio amparados en la denominación ".es", en todo lo que sea incompatible con la presente norma"). Sí es de resaltar que las decisiones que se adopten en estos procedimientos -por parte de la Autoridad de asignación- podrán ser recurridas ante la Secretaría General de Comunicaciones, sin perjuicio de la posibilidad de someter los conflictos entre usuarios a procedimientos de arbitraje (cfr. art. 6 OM).

© Copyright Ignacio Alcaraz - mayo 2.00